Renault 9

Todos estos días me he pasado al menos una hora y media al volante. Apoderándome del recientemente menguado Renault 9 modelo 1994 en las calurosas y secas tardes de Duitown. Ahora, a las diez y veintiuno de la noche escuchando Milonga Strip de Astor Piazzolla, que me transmite ese aire misterioso, sutil, y melancólico que se me antoja pensar que tuvo el día de hoy, reflexiono sobre mi paso por la vida de las personas. Lo asocio con una imagen que se me quedó grabada en la memoria el martes, mientras llevaba a mi abuelo a la casa, después de un almuerzo en casa de una tía compuesto de habichuelas, que me comí con algo de asco, y una pierna de conejo sudada, que me comí con la plena convicción que tenía entre mis dientes nada más que un desafortunado pollo, de esos engordados a punta de hormonas. La imagen que tengo es acorde a Hotel California que escucho en este instante, es una imagen de una avenida, con pocos carros, tan pocos como para poder ir a cien kilómetros por hora y esquivarlos sin ningún problema. Yo voy manejando, a moderados setenta por hora, y el calor de esa hora me transmite una confortable sensación de bienestar. Los árboles del separador pasan a toda velocidad a mi lado, agitando las ramas, como saludándome. No me he fumado nada, solo me gusta darle intención a las cosas inanimadas. Miro a lo lejos, donde ya no está el ruidoso cemento y asfalto que en ocasiones tanto llego a odiar. Solo hay verde, colinas forradas de eucaliptos y de retazos de cultivos entretejidos por la ondulante superficie que describen las montañas. Desde el valle en el que estoy, solo vasta elevar la mirada en el peor de los casos unos 5 grados, para escapar del tedio de lo urbano y civilizado. Y mientras observo, siento que una vida sencilla es la que es buena de verdad. Me da por sentir que viajar, en una vía libre, con un clima como el de entonces, en un día como el de entonces, era lo mejor que podría pedir, esa tranquilidad de poder frenar, acelerar, bajarse a orinar si era preciso, o competir con algún Renault 4 de los engallados con toda clase de stickers, luces, y no se cuantas más pendejadas, es más con un Ferrari si es que alguno se animara a venir por acá. La tranquilidad que me pudo producir ese instante fue impensable. ¿Quién necesita estudiar?¿Cual es el afán de salir de eso rápido, si no tengo ni idea que voy a hacer después? De todas formas me parece miope la gente que hace planes a un futuro muy lejano. ¿Cuál es el punto de quemarse las pestañas en busca de una vida mejor, si la mejor vida que uno se pueda imaginar, uno se la puede construir aquí, o en cafarnaún? Peligro, ya empiezo a pensar en cosas demasiado vagas. Me controlo y sigo disfrutando del paisaje, del bochorno incrementado por no abrir las ventanas, y trato de hacer lo que mejor sé hacer y que me viene muy bien por estos días: no pensar.




    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s